Lunes, 20 de Noviembre del 2017
Google+

Así dice el poema del poeta español, el salvadoreño dice “Ande yo caliente y ríanse los partidos”, así interpretamos la frustración del pueblo ante la “tortugencia”  y la opulencia que manejan los partidos  políticos para resolver los problemas “que urgen” y que cuestan vidas: la violencia, el tráfico, la mala atención en oficinas donde se paga o reciben servicios y otros. Ellos piden condiciones de primer mundo, para resolver problemas de subdesarrollados o en “en vías de”.

Y siempre con las respuestas trilladas hay que hacer una comisión, hay que ponernos de acuerdo los partidos, se debe discutir, se debe concientizar, hay que oír a los sindicatos, hay que hacer una nueva ley o normativa, tendría que resolverse con  un préstamo y más. Señores esta es una democracia representativa, no participativa, fueron electos para gobernar con lo que hay y no para estar preguntando o discutiendo  todo, más claro aún quien tiene la culpa de lo pasado.

Se escucha que el pueblo tiene deseos de desquitarse esta “jodida”, como y contra quienes no se sabe pero sí está claro que ha visto en las votaciones una manera de hacerse sentir, ya no quiere espejismos, desea soluciones; así como están las cosas parecería, que los que no tienen, ni trabajan le roban grandes cantidades de dinero (renta y otros) a los que sí  tienen o trabajan, para poder vivir, y entonces porque hay más gente en pobreza extrema.  Si a esto sumamos lo que viene en remesas las matemáticas se complican y no cuadran los números, por lo tanto “algo huele mal en Dinamarca”, parece que el dinero se recibe y vuelve a irse ¿Para dónde? Bueno esa es la pregunta del millón y no es broma son millones los que circulan.

El pueblo ya no quiere que le escuchen, exige soluciones, ya basta de tantas mentiras y discusiones por televisión de analistas sabelotodo, se puede o no se puede, si estos no pudieron ni pueden, talvez otros podrán.

Pero sí les aclaro a todos incluso los chiquitos que están calladitos, todos los partidos son culpables, todos están infiltrados o contagiados, por lo tanto pónganse de acuerdo, porque la democracia está enferma de gravedad a nivel mundial y nacional, y la paciencia del pueblo no es eterna. El pueblo está pidiendo a gritos que aparezca alguien que haga cumplir la ley a los: jueces, funcionarios, directivas de instituciones, corte de cuentas, asamblea, poder judicial, a la gente en general es decir o todos en la cama o todos en el suelo.

Por último  los que piensan que son vivos y anímalas, no se rían, la película no ha terminado.

Escrito por: Dr. Guillermo Martínez  Mendoza

Vicerrector de la Universidad Autónoma de Santa Ana, UNASA.

 

 

 

Acceder

El Clima