Viernes, 23 de Febrero del 2018
UFM 94.9

Juan Andrés Sarulyte se mostró preocupado, el argentino en su nueva y primera experiencia en tercera división no la pasa muy bien, sus dirigidos no han mostrado la mejor cara, en cinco fechas solo han podido conseguir una victoria y un empate, en la quinta jornada Candelareño le propino su tercer derrota y segunda en casa.

El timonel aún no recibe el carnet de la liga que lo autorice estar en el banquillo dirigiendo. Fotografía: Edwin Figueroa.

El Huracán de Atiquizaya, parecía que iba levantar polvo, en los primeros minutos del cotejo se mostró muy agresivo, el técnico daba las indicaciones, desde un costado no habitual del área técnica, ya que este aún no cuenta con el carnet para dirigir desde el banquillo, muy atento a cada acción, agarrado de la malla ciclon, grito para dar indicaciones y pedía tener la posesión de balón, para tratar de generar jugadas con proyección a  gol para sus delanteros.

Al minuto 21, el capitán Kevin Barrientos empezó a ilusionar a su timonel y los pocos aficionados que llegaron, desde el manchón de penal, este puso el 1 a 0. Huracán no levanto el polvo que se esperaba, y se convirtió en un fenómeno en depresión.

Con complicidad de desatenciones defensivas, el equipo hizo olvidar, sus primeros 30 minutos de manejar los hilos del juego. Candelareño fue contundente, un equipo que cumplió con su misión de esperar al rival, sin mostrar juego vistoso.

Al minuto 37, los de Candelaria, dieron el primer aviso por medio de Luis Morán, este tuvo un mano a mano con el arquero, le ganó en el achique, su equipo tuvo una segunda opción, al rechazo le quedó a Luis Fuentes, pero este no pudo conectar con el balón.

La paridad para Candelareño llegó desde el banquillo, Daniel Cuellar puso el 1  a 1, este vio salido al arquero, antes de entrar al área sacó el disparo para marcar un golazo, eso fue, como echar agua y calmar el polvo, el gol cayó al minuto 44, ideal para desestabilizar anímicamente al rival.

Así fue, la visita llegó al estadio Arturo Salman para hacer su oficio, calmó la polvazon de ese “huracán”, y al 67, lo liquidó con un gol de cabeza de Nelson Cuellar, para poner el definitivo 2 a 1.

Acceder

El Clima

Búsqueda