Sábado, 16 de Diciembre del 2017
Google+

Con el pasar de los tiempos hemos logrado observar la íntima relación del hombre con el medio ambiente y como poco a poco la ha ido explotando a su conveniencia pero para que el ser humano logre comprender o conocer que es lo que sucede en su entorno, en su medio ambiente no es necesario hacer grandes investigaciones del estado actual de este; basta con solo ver el periódico, la televisión o salir a la calle para lograr observar el deterioro de los ecosistemas y el impacto que la contaminación tiene sobre el medio ambiente y la salud del hombre. Cabe recalcar que “el medio ambiente es el compendio de valores naturales, sociales y culturales existentes en un lugar y un momento determinado, que influyen en la vida material y psicológica del hombre y en el futuro de generaciones venideras” (Van Dobben, W.H.) -. Esto significa que no solo va comprender el entorno en el que se desarrollan los seres vivos; sino también a los seres humano, animales, plantas, agua, suelo y el vínculo entre ellos.

Es de vital importancia el conocer acerca de salud ambiental, para la OMS “La salud ambiental está relacionada con todos los factores físicos, químicos y biológicos externos de una persona. Es decir, que engloba factores ambientales que podrían incidir en la salud y se basa en la prevención de las enfermedades y en la creación de ambientes propicios para la salud.” Por tal razón para nosotros como estudiantes de medicina es necesario el conocer y saber que es salud ambiental y cómo la contaminación repercute en la salud del individuo ya que del entorno en el que se desarrolla o se desenvuelve la persona y de todos los elementos o factores externos dependerá su estado de salud.

Sabemos que existe una gran relación entre las alteraciones del medio ambiente y la aparición de enfermedades, en este caso,  los profesionales de la salud, en especial los médicos, conocen que el cambio climático en nuestra generación, implica el surgimiento de brotes de enfermedades específicas como: Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS), Enfermedades Diarreicas Agudas (EDAS) y Dengue. Por esto anterior, es importante practicar no solo la medicina curativa, sino también aún más, la medicina preventiva. La salud no puede tomarse en cuenta como si fuera un factor independiente, porque ésta no se puede separar de los elementos del medio ambiente como lo son: agua, aire y tierra ya que ellas son las que determinan el estado de nuestra salud.

La contaminación en el ambiente influye mayormente en la salud de la población, en especial en la pediátrica clínicamente sana. En nuestra ciudad capital, tenemos un gran ejemplo de esta situación, donde millares de niños padecen de enfermedades infecciosas, dermatológicas, gástricas y respiratorias debido a la gran contaminación del agua, del aire y del entorno en su totalidad.

Cuando comparamos el nivel de salud de los infantes que residen en el área rural y urbana, no podemos dejar de pensar en su calidad de vida, su nivel económico, el nivel de educación de sus padres, etc. Sin embargo, cabe destacar que muchas veces esta situación se ve contradictoria  ya que todo esto conlleva a que la salud depende mucho del nivel de educación en salud de los hogares y que el niño lleve su control adecuado. No obstante, en el tema de la contaminación, todos sabemos que está escrito “a mayor urbanización, mayor contaminación” esto significa que la contaminación en casi todo el planeta es directamente proporcional a la urbanización, ya que para construir ciudades, para hacer funcionar fábricas, y los automotores influyen en el estado del ambiente, en este tema, los niños del área rural llevan las de ganar, ya que ellos disfrutan de un ambiente libre de contaminación, aire puro, agua sin químicos y lo mejor de todo, alimentos sin químicos ni preservantes, vegetales cultivados por sus padres, carne y lácteos de bestias criadas por sus vecinos; y todo esto, llevado en conjunto con un buen control de niño sano, si los niños son vacunados como se debe y cuando se debe, crearía las defensas necesarias para desarrollarse en un medio perfecto. Mientras tanto, en la ciudad, factores como el humo, el agua contaminada, basureros, entre otras formas de contaminación, conllevan a que estos niños sufran de epistaxis, obstrucción nasal, costras en la nariz. A la exploración nasal muestran áreas blanquecinas en los cornetes inferior y medio. Se recomienda que los niños con estas lesiones nasales sean vigilados por el otorrinolaringólogo pedíatra. La exposición crónica al aire urbano contaminado causa inflamación cerebral y genera moléculas de oxígeno reactivo. Las alteraciones cardiacas incluyen apoptosis de las células del miocardio y endoteliales, mastocitos de granulados, cambios vasculares como marginación de neutrófilos y microtrombos, hiperplasia de músculo liso en arteriolas, focos de células mononucleares y partículas ultra finas (<100nm) en los eritrocitos y en el endotelio de los capilares del miocardio.

Cuando se habla de medio ambiente y contaminación ambiental es difícil mencionar solo uno o dos factores causales de tal contaminación. Si bien es cierto que el cocinar con leña desde el principio de los tiempos ha venido contaminando en cierto porcentaje el medio ambiente; es importante enfocarnos en la actualidad y en todos los cambios que ha habido con el transcurso de los años. Hoy en día son innumerables los factores que provocan la contaminación no solo del aire, sino de la tierra, agua, fauna y flora. La tecnología es una causa importante de contaminación debido a que la producción de ésta tiene una demanda increíblemente alta, por lo tanto los desechos de las fábricas con respecto a los elementos con los que fabrican todo aparato electrónico son extremadamente nocivos para la vida terrestre. Tal vez el problema no es el uso de la tecnología, sino, el más manejo de los desechos sólidos por parte de los encargados.

Otra de las causas que influyen mucho son las autoridades, no digo que en todos los países sea así, pero en El Salvador las leyes son muy buenas, pero la pregunta es ¿Las hacen cumplir? como dicen los salvadoreños “las leyes solo están por están”. En mi experiencia he visto rótulos donde dice “No botar basura o ripio, se sancionará” y justo debajo del rótulo hay una montaña de basura. Analizando esa situación sabemos que el mayor responsable de la contaminación ambiental y el surgimiento de nuevas enfermedades o patologías que ya habían sido erradicadas es a causa del ser humano. La cultura y nivel de educación tienen una tremenda influencia en cuanto a contaminación se trata, y me atrevo a decir que esa es la principal causa y también la solución a los problemas ambientales. Los glaciales se derriten, los árboles se acaban, el agua potable se agota, el aire se vuelve tóxico, los animales pierden sus hogares, etc.

El intenso impulso del ser humano por consumir ha hecho que poco a poco la tierra se esté acabando, hasta que un momento no muy lejano, el planeta se sacudirá y se regenerará, pero sin nosotros, porque la madre naturaleza puede vivir sin nosotros, en cambio el ser humano no puede vivir sin la naturaleza. Es importante para el lector entender que desde la casa inicia la educación y los principios que formarán a las personas que seguirán habitando en la tierra, sabemos que hay otros problemas que aturden a los adultos, cuentas, facturas, deudas, trabajo, problemas de salud, problemas personales, etc.

¿Cómo podemos hacer un cambio desde el hogar? Sencillo, enseñándoles a los hijos y familiares a botar la basura en su lugar, a reciclar, a no botar la basura en la calle cuando se va en el vehículo o transporte público, a lavarse las manos al llegar a casa y antes de comer, a cuidar y respetar las plantas, árboles y animales, informarse con profesionales de la salud o en internet sobre el uso adecuado de los desechos sólidos, etc. Es importante recalcar que un estilo de vida saludable y un ambiente sano son indispensables para llevar una buena vida.

La educación es uno de los pasos más fundamentales dentro de la formación de las nuevas generaciones por tanto la forma de aprendizaje dará una nueva esperanza para conservar la tierra que hoy en día conocemos Pese a los esfuerzos por conservar los recursos naturales no se ha podido frenar el deterioro ambiental, debido, posiblemente, a que no logramos tener conciencia y actitud de respeto hacia la naturaleza. “La crisis ambiental del presente se caracteriza por la aparición de fenómenos de escala mundial como el cambio climático, efecto invernadero, adelgazamiento de la capa de ozono y pérdida de biodiversidad, y otros más focalizados como degradación de tierras, agotamiento de las aguas subterráneas, deforestación y desertificación, aparición de plagas por ciertas prácticas agropecuarias, contaminación de mares y ríos y el agotamiento de los recursos pesqueros” (Demo et al., 1999; Mejía, 2006). Uno de los retos presentes en el sigo XXI es dar conciencia a las nuevas generaciones el conocer los riesgos que se enfrentan a un cambio climático ya presente, para ello el implemento de estrategias para dar a conocer el daño-benéfico que el hombre causa al medio ambiente es tan difícil ya que se conocen más los beneficios que se obtienen sin pensar en aquel riesgo que esto implica en no tener un mañana para nuestras futuras generaciones.

Sin embargo, es inevitable agregar nuevos temas de debate, como la presencia de una "crisis en la civilización", donde se incluye una crisis ecológica con efectos a escala planetaria, que debería hacernos repensar y reflexionar críticamente, cambiar nuestra actitud y generar un pensamiento distinto en la humanidad, reconociendo una conciencia de especie con una identidad más allá de la raza, nacionalidad, clase económica–social, religión, cultura e ideología, para enfrentar el grave deterioro ambiental mundial. Al observar los mercados, las calles, los parques y escuelas no se puede dejar de preguntar: ¿Qué puedo hacer para tomar conciencia del respeto que merece la naturaleza? ¿Cómo concientizar valores que fueron parte de antiguas civilizaciones donde prevalecía el respeto a los elementos naturales? Entre otros, pueden mencionarse el reconocimiento más profundo que dependemos de la naturaleza, el respeto a la vida en cualquiera de sus manifestaciones, la admiración por la generosidad de la Tierra, la benevolencia de plantas y animales, para que otros en un futuro puedan apreciar y puedan fascinarse por la diversidad ecológica y la humildad ante la majestuosidad de los paisajes y recursos naturales.

Sin duda alguna la salud es por consiguiente a cambiar después del impacto de un cambio ambiental, puesto que este mismo genera la evolución de microorganismos vivos que afectan a la salud del ser humano, dando como resultado nuevas enfermedades que implican un gasto en los gobiernos para poder erradicar el problema, dando como prioridad el intento de la erradicación de estos nuevos problemas dejando por olvido la base o causa de la generación de nuevas enfermedades. Esto por consiguiente genera un gasto que no es asequible para los gobiernos de países de bajos recursos, “Es mejor adoptar los medios necesarios para que una situación no desemboque en un final sin solución alguna” (fuente oral).

“No es posible que cuando nos referimos a la "naturaleza", se le conciba puramente como un depósito de "recursos naturales", pues los seres humanos no somos los únicos consumidores de recursos ni podemos tener una visión exclusivamente utilitaria de otros seres vivos (Kinne, 1997)”

No existe una herramienta perfecta, por ende, no existe una metodología específica que permita realizar una evaluación integrada del medio ambiente y la salud, pero debemos y es nuestra responsabilidad al ocupar los recursos naturales por lo menos morir en el intento.

No hay motivo pequeño ni razones explicables por la cual no hacer caso a este acontecimiento de gran importancia, vivimos, respiramos, nos alimentamos de la naturaleza, nos deleitamos con paisajes que no tienen explicación de cómo se formó; sin embargo, alegran nuestras vidas, y he aquí miles de razones del porque seguir cuidando y luchando por nuestro hogar.

Referencias:

Biblioteca virtual “EBSCO HOST” EBSCO industries, Inc. 2017 “SALUD AMBIENTAL” 

Organización Mundial de la Salud (OMS), “SALUD AMBIENTAL” 2017 

Escrito por:

-Marlon Gustavo Esquivel Aguirre.
-Victoria Jordán Sakhno.
-Victor Francisco Mendoza Nájera.
-Iván Efraín Galdámez Galdámez.
-Kimberly Ariana Soderman.

Estudiantes de tercer año de la Escuela de Medicina.

Asesor: Doctor Milton Herrador.

UNASA. 

Acceder

El Clima